El ejercicio durante el embarazo tiene muchos beneficios, tanto para ti como para tu bebé.
Mantener un buen nivel de fitness te prepará para un parto más fácil y breve, así como una mejor recuperación y menos posibles complicaciones.
En cambio, dejar de lado el ejercicio y ganar mucho peso durante el embarazo puede añadir más carga a tus articulaciones y contribuir a aumentar el dolor en la zona lumbar.Otros beneficios son dar a luz un bebé más tranquilo y calmado, y que es capaz de sobrellevar mejor el estrés del parto. No obstante, hay algunos ejercicios y algunas posiciones que deberías evitar, y realizar algunas modificaciones en tus entrenamientos.

PUEDES ENTRENAR EL CORE
Entrenar el core (abdominales, glúteos y espalda) en CXWORX™ debería ser seguro durante el primer y el segundo trimestre, y se ha demostrado que minimiza la disrupción de la pared abdominal durante el embarazo, pero hay unos cuantas modificaciones que deberías tener en cuenta cuando sea posible. Hay algunas opciones fantásticas para trabajar tus abdominales en cuadrupedia, como apoyarte sobre los codos (asegurándote de mantener el pecho elevado), o darte la vuelta para hacer planchas o ejercicios de tipo hover cuando ya no te sientas cómoda tumbada completamente de espaldas.

PUEDES TRABAJAR CON MANCUERNAS, PERO CON ALGUNAS MODIFICACIONES BODYPUMP™
Utiliza mancuernas más ligeras y un rango de movimiento más reducido en comparación con otros programas de entrenamiento de resistencia, por lo que es una opción genial para mantener el tono muscular durante el embarazo. Cuando hagas BODYPUMP™, convierte tu banco en un banco inclinado cuando ya no te resulte cómodo estar tumbada sobre tu espalda. Puedes pedirle a tu instructor que te muestre cómo hacerlo.

El embarazo es normalmente una época de mantenimiento, y no para esforzarse en ponerse metas. Recuerda: mantenerte activa durante el embarazo te preparará para una recuperación más rápida tras el parto, y hará que tu bebé esté mejor preparado para el estrés del parto. Tus articulaciones son menos estables debido a la liberación de hormonas como el estrógeno y la relaxina, y además el ejercicio de alta intensidad no es apropiado durante el embarazo. No debes realizar ejercicios en los que debas tumbarte de espaldas tras el primer trimestre. Esta posición dificulta el riego sanguíneo desde y hacia el corazón. No realices ejercicios que puedan ocasionar pérdida del equilibrio.

DEBES
Comentarle a tu médico lo que haces en el gimnasio durante todo tu embarazo.

DEBES
Escuchar a tus instructores, ellos te ayudarán con las opciones para el embarazo cuando sea necesario.

DEBES HIDRATARTE CORRECTAMENTE

A medida que te crezca la tripa notarás que tu rango de movimiento va siendo más restringido. Realiza ejercicios alternativos cuando te percates de que esto empieza a ocurrir. 

Publicado: 10 de Julio de 2017 a las 19:42